El ser humano (Chernóbil)

Beasley opina que hay un factor clave que ayuda a explicar la supervivencia de la fauna silvestre incluso en medio de la radiación: la ausencia de seres humano. Sin cazadores furtivos ni personas que destruyan su hábitat natural, los animales prosperan a pesar de la radiación.

Con él coincide Denis Vishnevski, ingeniero responsable de la ZEC, quien también es zoólogo. “La gente se fue y la naturaleza volvió. Aquí la radiación está por todas partes, y eso tiene efectos negativos. Pero es menos significativa que la intervención humana”, declaró a la agencia AFP.

La Nación